images1

Articles

Main Content

El soporte ortopédico y la cirugía espinal son generalmente ineficaces en el tratamiento de la escoliosis; la real esperanza reside en otro lugar

Las estadísticas más recientes revelan que los Estados Unidos tiene el mayor número de muertes causadas por la escoliosis en el mundo (245) seguido por España y Alemania (ambos con 44). Si se incluye a la ecuación la población actual de cada país significa que Alemania tiene el mayor porcentaje de muertes causadas por la escoliosis en el mundo, seguida por España y los Estados Unidos.

Esto se debe a que la escoliosis es mucho más que una curvatura fea “C” o “S” de la columna o el sufrir dolor intenso de la espalda. Si es severa, la escoliosis puede causar complicaciones graves de salud como daño a los pulmones, el corazón, y neurológico, todo lo cual puede acortar la esperanza de vida de los afectados.

Por otro lado, las muertes atribuidas a la escoliosis podrían haber sido causadas por tratamientos incorrectos. Esto es lo que sucede cuando las soluciones propuestas agravan el problema que están supuestas a corregir. El objetivo del tratamiento convencional de la escoliosis es detener la progresión de la curvatura, no que el paciente termine con mayor incapacidad. Esto último, sin embargo, es lo que ocurre en muchos casos. En lugar de experimentar alivio del dolor y malestar los pacientes terminan incapacitados de por vida, ya sea física, emocionalmente o ambos. Aún peor, pueden hasta terminar muertos.

Examinemos los tratamientos ortopédicos convencionales para la escoliosis. Actualmente a los pacientes con escoliosis se les ofrecen tres opciones dependiendo del grado de la curvatura: soporte ortopédico si el ángulo de Cobb es ya 25 grados, o cirugía espinal si ya ha alcanzado 60 grados. No se recomienda intervención cuando la curvatura es sólo de 5 a 10 grados. Este período de observación se monitorea mediante frecuentes rayos x. Desafortunadamente la sobreexposición a la radiación resulta en mayores tasas de cáncer de la mama en las mujeres con escoliosis. Por lo tanto, formas alternativas de monitorear y medir la escoliosis deben ser exploradas.

Una pregunta importante es por qué los médicos esperan antes de tratar la curvatura cuando pueden hacer tanto durante el período de observación para prevenir que la condición empeore. El tratamiento temprano puede evitar la “necesidad” de soporte ortopédico y cirugía. También, que su médico le diga que espere a ver si la curvatura va a progresar o no es tan inquietante como si su ginecólogo le dijera que espere unos años a ver si la masa en su pecho se vuelve maligna o no.

No debería importar que la curvatura sea menos de 25 grados. De cualquier manera también necesita tratamiento. Trivializar la escoliosis ligera estando consciente de la inevitabilidad de su progresión a escoliosis moderada es un acto deliberado de negligencia médica. Esta es la etapa cuando la curvatura es más fácil de revertir. No tiene sentido esperar a que la escoliosis empeore cuando los tratamientos estándar para la escoliosis moderada a severa son una enorme pérdida de inversión y tiempo, dado el costo, ineficacia, y los graves riesgos de salud relacionados con el soporte ortopédico y la cirugía.

El problema es que el soporte ortopédico y la cirugía son en el mejor de los casos marginalmente efectivos, y en el peor caso son opciones devastadoramente lamentables. Sabiendo que la escoliosis no responde bien a las dos opciones principales para el cuidado y tratamiento de la escoliosis avanzada, debería estimular a la comunidad médica a reconsiderar el enfoque de esperar a ver qué pasa.

Los soportes ortopédicos son, por así decirlo, armaduras mal ajustadas no importa que tipo o modelo usa el paciente. Aparte de ser incómodos, los soportes pueden restringir severamente los movimientos del tronco, resultando en atrofia muscular y pérdida de flexibilidad de la columna. El uso de un soporte ortopédico desafortunadamente lleva también un estigma, ya que no es tan socialmente aceptable como los aparatos dentales debido a su visibilidad. Es por eso que muchos adolescentes que usaron soportes terminan con trauma emocional, algo que ellos y sus familias tendrán que enfrentar aparte de los frustrantes y decepcionantes resultados de los soportes.

Se supone que el soporte ortopédico prevenga la cirugía espinal en personas con curvaturas moderadas. Sin embargo, este no es el caso, ya que sólo un tercio de las 70.000 cirugías espinales realizadas anualmente fueron debidas a escoliosis severas. Esto significa que dos tercios de los pacientes que se sometieron a la cirugía sufrían de escoliosis moderada, la cual debió ser controlada con el soporte si este fuera en realidad efectivo.

Ahora, vamos a la cirugía. Va sin decirlo que todo procedimiento invasivo es intrínsecamente arriesgado, y que las complicaciones no se limitan a las posibles reacciones adversas a la anestesia. El hecho desalentador es que el costo exorbitante de la cirugía espinal no garantiza resultados exitosos a largo plazo. Ni es a prueba de errores tampoco. Un mal toque sobre la delicada médula espinal y el paciente puede terminar paralizado, incluso muerto pocos días o semanas después de sufrir complicaciones neurológicas debido a un procedimiento erróneo. La muerte puede tener lugar después de un período más largo, como es el caso del cáncer desarrollándose 2 o 3 años después de injertar proteína genéticamente modificada en la columna del paciente, un procedimiento requerido para asegurar que ciertos instrumentos quirúrgicos funcionen.

Como responsables proveedores de la salud, los médicos deben educar a sus pacientes sobre las posibles consecuencias de las opciones de tratamiento convencional. El problema es que muchas veces los pacientes no reciben una orientación objetiva y detallada sobre los pros y contras del soporte ortopédico y la cirugía espinal. Esto les previene tomar una decisión racional y verdaderamente informada.

Por ejemplo, los pacientes con escoliosis deben ser plenamente informados sobre las posibles e inevitable consecuencias negativas de sufrir de moderada a severa escoliosis. Por una parte, se ha demostrado que la escoliosis moderada afecta grandemente la movilidad y limita la capacidad física de las pacientes. Nunca debe permitirse que una curvatura debajo de 25 grados progrese. Es aún más deprimente para quien sufre de escoliosis severa. La cirugía con el uso de varillas completamente arruina la estructura de la columna, requiriendo cirugía adicional si se desarrollan problemas con las varillas, ya que ahora la columna no podrá funcionar sin ellas. Los ancianos con escoliosis que se han sometido a cirugía espinal son muy susceptibles al síndrome de la cirugía fallida de espalda, una condición irreversible caracterizada por dolor crónico y debilitante en la zona lumbar y las extremidades, y daño neurológico.

Todo esto podría evitarse si la escoliosis se detecta y se trata en sus etapas tempranas. La cosa es que el sistema médico prevalente no anima a los médicos a practicar la prevención o el tratamiento temprano porque no hay mucho dinero en eso. No habría cirugías que realizar. Los cirujanos después de todo se ganan la vida abriendo a las personas. Y tampoco habría soportes o implantes quirúrgicos de los cuales obtener sobornos o regalías. Los ortopedas se enriquecen ya sea con el pago de regalías por inventar nuevos instrumentos para la cirugía espinal que son muy costosos pero sin garantía de seguridad, o con el soborno recibido de las empresas médicas para promocionar o utilizar sus varillas patentadas. Por eso es que algunos médicos agresivamente promueven tratamientos que causan a muchos pacientes terminar peor de lo que estaban originalmente antes de los soportes ortopédicos o la cirugía.

Lo que explica el número tan limitado de opciones para el tratamiento de la escoliosis es la falla de entender la diversidad biológica de los pacientes. Ofreciéndoles un tratamiento estandarizado, igual para todos, sin tener en cuenta su individualidad bioquímica y genética está destinado al fracaso. Los tratamientos deben ser adaptados al paciente, no al revés.

La buena noticia es que es posible contener la curvatura sin ayuda de medicamentos, cirugía o soportes ortopédicos. Es cierto, la escoliosis puede ser tratada y revertida naturalmente con métodos asequibles. La clave es la detección temprana, la prevención proactiva, y los protocolos de tratamiento complementarios altamente personalizados para adaptarlos a la individualidad del paciente. Si bien los resultados pueden tomar unos cuantos meses para ser realmente evidentes, los beneficios pueden mantenerse indefinidamente, a diferencia del soporte ortopédico y la cirugía, siempre que el paciente sea diligente con los protocolos.

La manipulación de la columna vertebral mediante la quiropráctica puede hacer maravillas en una columna con escoliosis no sólo aliviando el dolor sino también restaurando la integridad de la columna. Pero no cualquier tipo de manipulación de la columna puede ayudar. Tiene que ser realizada por un quiropráctico altamente capacitado en las modernas y avanzadas técnicas que incluyen el uso de baja fuerza y ajustes especializados ya que las manipulaciones quiroprácticas estándares pueden conducir a una mayor inestabilidad, causando que la columna se curve más.

Ejercicios para la espalda especialmente diseñados que el paciente ejecuta religiosamente fortalecen los músculos de la espalda, desarrollan flexibilidad de la columna y promueven la postura correcta. La estabilización y coordinación de la columna vertebral también mejoran mediante el acondicionamiento físico y el entrenamiento funcional. Ejercicios únicos de flexibilidad y estabilización del núcleo pueden hacer maravillas re-alineando una columna sub-luxada. La terapia nutricional y suplementos para corregir deficiencias que comprometen la salud de la columna pueden dar resultados que son poco menos que increíbles. Eso es porque las modificaciones dietéticas determinadas por tipificación metabólica son un beneficio añadido. Los beneficios adicionales incluyen la mitigación o la cura completa de otras condiciones de salud como la depresión, la diabetes, la hipertensión y las enfermedades del corazón.

Otra gran cosa acerca de las estrategias naturales es que pueden empoderar a los pacientes. Ellos empiezan a darse cuenta de que pueden controlar el resultado de sus tratamientos. Esto contribuye mucho al éxito revirtiendo su escoliosis. Con la orientación adecuada y el apoyo de su quiropráctico ellos vienen a aceptar y deleitarse en el hecho de que su salud está verdaderamente en sus manos.

Sobre el Dr. Kevin Lau

El Dr. Kevin Lau es el fundador de La Salud en sus Manos, una serie de herramientas para la prevención y tratamiento de la Escoliosis. Incluye su libro Su Plan para la Prevención y Tratamiento Natural de la Escoliosis, acompañado por el DVD Ejercicios para la Prevención y Tratamiento de la Escoliosis y la innovadora aplicación iPhone ScolioTrack.

sito web – http://www.hiyh.info
ScolioTrack sito web – http://www.scoliotrack.com
Facebook – https://www.facebook.com/escoliosis
Youtube – http://www.youtube.com/user/DrKevinLau
LinkedIn – http://www.linkedin.com/in/drkevinlau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

subscribe

JOIN OUR MAILING LIST.

Be the first to learn about health and scoliosis research and special events.